Banner 468

...
Facebook
RSS

Los CEOs de las empresas valoran el desarrollo emprendedor corporativo, pero no lo aplican.



Más de 3000 encuestas a los máximos mandos de las compañías a nivel mundial, arrojan unos resultados sorprendentes, los Ceos valoran el desarrollo emprendedor corporativo, aunque cuando entramos en detalle, pocos lo están aplicando en toda su extensión.

Desde Economía Real presentamos el cuarto estudio a Ceo´s a nivel mundial sobre la actitud intra-emprendedora (intrapreneurship) dentro de las empresas.

El concepto de intra-emprender dentro de las empresas se ha tratado a veces, pero en virtud de su complejidad y de los diferentes modos de abordarlo no se ha aprovechado en las empresas para que sean los propios empleados internos los que creen nuevas líneas de negocio, nuevos modos de llevar a cabo procedimientos o sean los catalizadores para que se generen innovaciones de todo tipo, a pesar de que son ellos los que están en contacto con todo lo que rodea las compañías ( clientes, proveedores, entorno, reguladores, etc.).

Desde Economía Real trabajamos para que el concepto se divulgue, se conozca, se trabaje y en definitiva se pueda aprovechar todo el capital humano que las empresas contienen y se consiga crear algo nuevo que genere valor para el accionista.

Así, uno de los pilares de esta divulgación es este tercer ejercicio en el que presentamos la Encuesta de Capacidad Emprendedora Corporativa realizada a unos 3.000 CEO´s de todo el mundo.

La gran novedad de este año es que los Ceo´s valoran muy positivamente el intrapreneurship, aunque a la hora de aplicarlo fallamos estrepitosamente. En vez de aplicarlo en todo su prisma, se dedican a hacer concursos finalistas de ideas y otros procesos, más o menos complejos que dejan la esencia del desarrollo emprendedor corporativo en un segundo plano.

La primera parte es una gran noticia para los que creemos y fomentamos que la empresa tenga medios para otorgar altavoces a los empleados que quieren aportar más allá de sus puestos habituales y están dispuestos a llevar a cabo innovaciones que se puedan traducir directamente en mejoras en la cuenta de resultados (productos, mejoras de eficiencia, nuevos modos de llevar a cabo procedimientos,..etc). Ya que un servicio como el que aspiran los Ceo´s de nuestra muestra, requiere contar, además de activos físicos para poder generar el producto que se vende, ciertas capacidades más allá que sólo las pueden tener y aportar los empleados de las sociedades ( análisis, decisión, abstracción de la realidad, y capacidad de observación más allá del dato frío). Aunque luego en las entrevistas largas de más de 300 directivos en todo el mundo, dista de su propósito y realidad.

Para ello, lo mejor es contar con equipos preparados, motivados y sobe todo con ganas de aportar en un entorno en que la empresa donde trabajen lo permita, cosa que estamos viendo que en la actualidad es el caballo de batalla.

En el año 2015, quizá los porcentajes sobre las respuestas van en el mismo sentido que el anterior, pero con datos más “rotundos”, es como si el Ceo estuviese cada vez más centrado y tuviese las cosas más claras, y ello se traduce en que piden “pasión” y “ganas” a sus equipos. Por ello sin duda afirman en torno al 90% que lo que quieren es que la venta de sus productos sea una experiencia, y que quieren ser los líderes de sus sectores.

En el 2016 la “rotundidad” se mantiene, ya que las respuestas, mantienen el mismo porcentaje con unas muestra mayor, lo cual empieza a ser tendencia en lo que a este trabajo se refiere. Luego ya es una tendencia. Y la necesidad de aplicarlo es una realidad.

Genaro Fragueiro Ubeira
Economía Real
www.economiareal.com
[ Read More ]

Certifícate en La Guía del Conocimiento de Marketing y Ventas (SMBOK) ®


SMstudy es un organismo de certificación mundial de Ventas y Marketing. Es autor de "Guía del Conocimiento de Marketing y Ventas" o la Guía SMBOK® que proporciona pautas para la venta y comercialización de productos y servicios en cualquier organización.

SMstudy fomenta una comunidad global conformada por todos los profesionales en ventas y de marketing y también un ecosistema de ventas y expertos en marketing para vender o promocionar su contenido único a un público más amplio. SMstudy ofrece servicios de suscripción para diversos cursos relacionados con Guía SMBOK® y también otros cursos de marketing y ventas ofrecidos por profesores de marketing, expertos, empresas y universidades, que se encuentran alojados en la plataforma SMstudy. SMstudy también ofrece varios exámenes de certificación basados ​​en la Guía SMBOK®.

Acerca de la Guía SMBOK® (también conocido como Guía SMstudy®)
La Guía SMBOK® es una serie de libros que proporcionan directrices para la venta y comercialización de productos y servicios. Ofrece un marco integral que se puede utilizar para gestionar con eficacia ventas y marketing de cualquier organización. El objetivo de la Guía SMstudy® es proporcionar un enfoque práctico y orientado a los procesos de ventas y marketing que hace hincapié en cómo diversos elementos de ventas y marketing pueden integrarse para desarrollar un plan de marketing y ventas eficaces para la organización.

Guía SMBOK® consiste en lo siguiente conjunto de libros: 
  1. Estrategia de mercadeo
  2. Investigación de mercado
  3. Publicidad digital
  4. Ventas Corporativas
  5. Branding y Publicidad
  6. Retail Marketing

Certificaciones SMstudy
  • Certificación Nivel Asociado
  • Certificación Nivel Profesional
  • Certificacion Nivel Especialista
  • Certificación Nivel Experto
¿Te gustaría iniciarte en este gran y prometedor mundo del Marketing y Ventas de clase mundial. Solo escríbenos o registrate y te enviaremos toda la información necesaria para poder obtener la Certificación de Nivel Asociado rapidamente y gratis.


[ Read More ]

La única carrera con el 100% de empleo: sus alumnos son emprendedores y apenas tienen exámenes


Fotografía de un taller con alumnos del grado LEINN y de Masteryourself conjuntamente - Foto Jesús Varillas Photography (Team Labs)

Los estudiantes del grado Liderazgo Emprendedor e Innovación de la Universidad de Mondragón crean su empresa desde el primer día. Apenas tienen exámenes. Les evalúan, entre otras cosas, por la facturación que consiguen. Necesitan 15.000 euros para aprobar. Después, la palabra paro no existe para ellos.

Los estudiantes no son alumnos sino emprendedores. En lugar de profesores, cuentan con entrenadores. Apenas tienen exámenes. Ni aulas. Crecen en espacios de coworking, rodeados de freelances o agencias de comunicación. Los alumnos del grado Leinn (liderazgo, emprendimiento e innovación) de la Universidad de Mondragón (País Vasco) crean su empresa desde el minuto cero de su vida universitaria y para aprobar, entre otras cosas, tienen que facturar un mínimo de 15.000 euros en el último curso.

La metodología procede de Finlandia, concretamente del programa diseñado por el profesor Johanes Partanen, quien tras darse cuenta de que no estaba sacando a la luz lo mejor de sus alumnos, optó por potenciar tres pilares básicos: que los estudiantes aprendan haciendo, emprendiendo en equipo y con viajes de aprendizaje por todo el mundo. Su idea lleva aplicándose a la educación pública universitaria finlandesa desde hace 20 años.

Esta especie de revolución educativa llegó a nuestro país hace siete años después de que la universidad guipuzcoana recogiera la petición de un grupo de empresarios vascos de diseñar una carrera para formar, simplemente, perfiles distintos. Tras siete años de andadura en distintos puntos de la geografía vasca como Irún, Oñate o Bilbao, tres en Madrid y uno en Barcelona, buena prueba de su éxito es que el 100% de los graduados en las dos promociones que ya han terminado, 86 jóvenes, está trabajando.

"Historias especiales"

"Las empresas buscan historias especiales, ya no buscan gente con una carrera", explica a Vozpópuli Ibai Martínez, socio de TeamLabs, la empresa que gestiona el grado en Madrid y Barcelona y que fue su proyecto final en el grado. Asimismo, añade: "Este mundo necesita personas con altas dosis de iniciativa y liderazgo porque también las empresas necesitan hacer cosas que nunca antes habían hecho".

Una de esas historias especiales es la de Jorge Sánchez de las Moras, un joven madrileño de 19 años y alumno de primero. Reconoce que este tipo de estudios al principio resultan "un poco duros". "Desde el primer momento la vida real te da en la boca y eso cuesta", expresa. Sin embargo, tras unos meses de trabajo en equipo y después de ver "que las cosas empiezan a salir", el bajón desaparece. Reconoce que desde fuera es difícil comprender este tipo de carrera y que incluso "la primera vez que se lo comenté a mi padre, me dijo: '¿Qué pasa, que no quieres estudiar?'. Creen que por no tener clases no hacemos nada".

Entre los proyectos que lleva en marcha, junto con su grupo de compañeros, destaca un dispositivo para bicicletas que, vía bluetooth, guía al corredor con vibraciones a derecha o a izquierda. "Te asegura que tienes la atención puesta en la carretera", manifiesta Sánchez. De momento, están buscando financiación. Una inversión que suelen encontrar en sus viajes a Finlandia, San Francisco, China e India, y que forman parte del programa académico. Durante estas expediciones, cuya duración es de entre uno y dos meses, los alumnos despliegan su saber hacer para ir dando forma a sus proyectos. "El viaje a Finlandia fue bastante provechoso. Al principio te llegas a preguntar '¿qué pinto yo aquí?' pero después empiezas a hablar con la gente y a conseguir clientes... Fue muy interesante", remata Sánchez de las Moras.

"Exige mucho de ti mismo"

El grupo de Andrea Froiz, alumna de tercero, ya ha conseguido facturar unos 76.000 euros desde finales de segundo hasta comienzos del curso actual. "Empezamos con cero euros pero con el tiempo aprendes a construir proyectos de otro nivel", asegura esta bilbaína de 21 años. Como su compañero, reconoce que este tipo de estudios "exigen mucho de ti mismo y un liderazgo personal bastante alto que con esta edad no todo el mundo puede llevar a cabo".

En su caso, han dado vida a Walkinn, un holding de proyectos que aportan servicios de social media, organización de eventos y diseño web. "Es una evolución, vas rodando hasta conseguir proyectos importantes. Y es que en lo que trabajamos ahora no sólo será nuestro proyecto de fin de carrera, sino también y si todo va bien, de futuro. A todos nos gusta y queremos seguir trabajando de esto fuera", detalla Froiz, quien afirma que siempre ha sido "muy aventurera". "No quería trabajar para nadie, desde los 12 años tenía claro que quería ser empresaria de éxito y en eso estamos, desarrollando los proyectos de los que queremos vivir", zanja al respecto.

20 libros al año

Al margen del objetivo de facturación, "que no es más importante que otros", los alumnos-emprendedores también tienen que leer un total de 20 libros de markéting, economía o liderazgo cada curso y después elaborar un ensayo con lo aprendido y lo que van a aplicar a sus proyectos. Otros indicadores que se tienen en cuenta es el número de veces que hacen ofertas a potenciales clientes y su relación con éstos o la mejora del posicionamiento online. "No hay un profesor que lo evalúe, sino que todos evalúan a todos, es una valoración constructiva", argumenta Martínez añadiendo que "normalmente son mucho más duros entre ellos de lo que sería un profesor".

Llegados a este punto, más de uno podría preguntarse dónde está la trampa. Más que trampa, el posible freno son los 9.500 euros al año que cuesta ser estudiante de Leinn. A pesar de ello y para evitar que gente que cumple con el perfil se quede sin estudiar por motivos económicos, la universidad dispone de un sistema de becas y TeamLabs ofrece préstamos para pagar en ocho años la formación en vez de en cuatro. "Incluso pueden destinar parte de la financiación que consiguen con sus proyectos a pagar el grado", explica Martínez. Tal es su notoriedad, que de cara al próximo curso cuentan con 1.500 interesados para un total de 72 plazas. Sin embargo, advierten: "No buscamos el mogollonismo educativo, para nosotros cada alumno requiere un seguimiento individualizado"... que acabe forjando una nueva historia seductora.

Artículo Original: http://bit.ly/1ABc9v3
[ Read More ]

Comentarios sobre el Huascar y Miguel Grau


Cuando Theodore Roosevelt, ex-Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica (1901-1909), visitó a la Armada Chilena en Noviembre de 1913, estando a bordo del Crucero O’Higgins y ante el almirantazgo chileno dijo: "Necesito hacer una peregrinación para visitar el monitor "Huáscar", el más famoso y recordado blindado que haya existido y en el cual se ejecutaron los actos de heroísmo mayores que jamás se han hecho en otro blindado de cualquier nación del mundo"

La prensa inglesa decía por aquellos días de 1879 en "The Standard" del 28 de Agosto "Es posible que algunos de los hechos atribuidos al "Huáscar" sean exagerados, pero es evidente que el Capitán Grau es un marino muy bravo y muy hábil. Su atrevimiento en atacar fuerzas superiores y viveza para pasar, por decirlo así, entre los dedos del enemigo, son muy excepcionales, y luego cuando se escriba la historia de la guerra, se verá que los hechos verificados por el "Huáscar" serán lecciones de mucho valor".

"Le Matin" de París se ocupó cuando la pérdida del "Huáscar" de este modo: "El "Huáscar" representa en la historia naval del Perú un caso único, por su gesto gallardo y heroico. Estuvo comandado por el Almirante Grau que dejó con su muerte un futuro igual al que dejó el Almirante Nelson en la batalla de Trafalgar".

Luego del combate de Angamos, otros dos diarios extranjeros publicaron las siguientes noticias con fecha 10 de octubre de 1879: El Times de Londres: "El Huáscar es un barco histórico, que figura en todos los combates navales en el curso de la guerra; ha bombardeado las poblaciones de los chilenos (solamente aquellas fortificadas) , perseguido y capturado sus buques transportes y ha sido por varios meses el terror de la costa chilena. Al mando de un hábil y valiente oficial y tripulado por hombres excelentes, el Huáscar ha sido siempre un formidable adversario".

El Heraldo de Nueva York : "No se necesita haber estado del lado del Perú en la desgraciada guerra de Sudamérica, para lamentar que el gallardo Huáscar haya sido capturado por los chilenos. Algo que parecía buena suerte, pero que probablemente no era sino competencia en su manejo, ha colocado repentinamente a este buque entre los más famosos que han surcado aguas americanas. Ninguna empresa era demasiado grande ni demasiado pequeña para él. Que mantenga su antigua reputación ahora que se halla en otras manos es muy dudoso, porque comandantes tan hábiles como Grau no hay muchos".

El 14 de octubre, el representante del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica en el Perú, Isaac Christiancy, emitió al Secretario de Estado de su país un informe sobre el combate de Angamos en los siguientes términos: "Esta pequeña nave bajo la inteligente dirección del almirante Grau tuvo por cerca de cinco meses no solamente estorbada sino completamente paralizada a toda la flota chilena, incluyendo dos enormes acorazados, y mantuvo abierta la comunicación por mar para los transportes peruanos desde el norte del Perú hacia Arica... La desaparición de ese buque cambia por completo el aspecto de la guerra y da a los chilenos el control del mar... El gobierno peruano esta haciendo máximos esfuerzos para compensar la pérdida del Huáscar y procura adquirir otras eficientes naves, pero será difícil encontrar al hombre que ocupe el puesto de Grau, hombres tales no son a menudo hallados en ninguna parte...".

Tanto lo escrito por El Heraldo de Nueva York como lo escrito por el representante del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica en el Perú, Isaac Christiancy, tenían el carácter de premonitorio porque en el terreno de los hechos el "Huáscar" en manos chilenas jamás repetiría sus momentos de honor y gloria.

Respecto a las correrías del "Huáscar" el historiador Chileno Benjamín Vicuña Mackena escribe el siguiente testimonio: "Las frecuentes, atrevidas y sobre todo impunes excursiones del "Huáscar" en las costas de Chile comenzaban a producir en el ánimo del país un sentimiento de rubor parecido al de la estupefacción, y en el cerebro de sus mandatarios una emoción semejante al vértigo. Era imposible someterse por más largo tiempo a aquella perenne vergüenza y soportar que un buque mal marinero y tres veces menos guerrero que cualquiera de nuestros blindados, viniese a manera de capricho o de mofa a retarnos en nuestros propios puertos".

Jacinto López, Historiador venezolano, escribió acerca del "Huáscar": "Mientras este solo buque peruano, el "Huáscar" subsistiese; mientras el "Huáscar" estuviera en el mar, mientras Grau estuviera en el "Huáscar", Chile no desembarcaría un solo soldado en territorio peruano y las hordas de la conquista se pudrirían en Valparaíso y Antofagasta en la larga espera del desenlace de la guerra del "Huáscar" contra toda la escuadra chilena. Este es un hecho sin precedente en la historia de las guerras navales del mundo entero, el "Huáscar" prestó servicios incomparables. El solo hizo la guerra naval. El solo protegió al Perú contra la invasión. El solo hizo la obra de una escuadra. Este es el interés y la lección de esta historia. Esta es una epopeya como la de la independencia. Este es el pedestal de Grau y la gloria del Perú. Este es el milagro de la guerra naval en la guerra del pacífico". Nueva York, Diciembre 1930. "Historia de la guerra del guano y el salitre".

En el despacho de la Reina Isabel II existe dos cuadros de los dos más grandes héroes navales, uno es de Nelson y el otro es de Grau.

Somos Grau… seámoslo siempre !!
[ Read More ]

ZRII entre otras no cuentan con autorizacion de la SBS


Al respecto vemos que ZRII entre otras empresas no se encuentran autorizadas a captar dinero del público bajo NINGUNA MODALIDAD. ¿Más estafa? ¿Qué andarán diciendo ahora los responsables de prospectar nuevos incautos?

Otra perla mas para ZRII.

¿Algún ZRIIBOY querra explicarnos que habrá pasado?

[ Read More ]

La gran mentira de las startups: El Derrumbe Existencial de San Francisco


Startups, gentrificación, hipsters, millennials, apagan la identidad única de la ciudad californiana

POR DANI GARCÍA ( @DANIGARCIAUSA )

La gran mentira de las startups

«Es la época más triste de la historia de esta ciudad». La marihuana zarandea a Marc; esta tarde ha fumado más de lo normal. «Esta es una ciudad romántica que está siendo arrasada por todo este rollo de la tecnología», vocaliza sorprendentemente bien. En su silueta perenne con el porro y viendo a los Giants, este profesor cuarentón de escritura en UCSF tambalea su estatura antiamericana lamentándose de que está demasiado colocado, pero no le falta razón: San Francisco es una ciudad que está perdiendo su alma.

La ciudad del norte de California se ha construido siempre sobre pioneros. Pocas horas después del devastador terremoto de 1906, los sanfranciscans ya estaban construyendo sus nuevas casas. Pero las explosiones económicas siempre han sido por oleadas: la fiebre del oro, los hippies, el boom del puntocom y, ahora, las startups. «Yo viví el puntocom y la gente de ahora es como más sosa. Por entonces había fiestas en todos lados porque los jóvenes ganaban dinero y lo celebraban. Pero…¿ahora? Solo están preocupados en crear proyectos, no tienen tiempo para vivir». Irene, natural de Chicago, trabaja en una ONG que asiste por la noche a los sintechos de la ciudad, cerca de 6.500 según reportes de las autoridades locales. Muchos de ellos duermen en SoMa (South of Market), la zona por excelencia de los techies desde que el gobierno de la ciudad respaldara hace tres años un programa para traer Silicon Valley al corazón de San Francisco. Charlamos bajo el penetrante frío de la bahía, en Market Street, donde presenciamos cómo son «desalojados» de las calles a las cuatro y media de la madrugada por trabajadores del Ayuntamiento, un par de horas antes de que jóvenes millennials, la mayoría llegados a California de otras partes del país y del mundo, recorran estas calles para seguir codiciando una porción de éxito.

«El dinero de la tecnología está destripando la personalidad, estética y carácter original y único»

El movimiento antitecnología empieza a generalizarse, especialmente en los habitantes nativos de San Francisco cabreados por los alquileres desorbitantes que han traído las startups. Pero sobre todo porque creen que todo ese dinero está destripando la personalidad y estética original y única por las que siempre se ha conocido a San Francisco, gente agradable, cálida y con una vida laid-back (relajada).

—¿Ves a la gente de este bar? –me dice mi amigo Isaac, prototipo de californiano del área con predisposición innata al buen rollo.

Estamos en un bar estándar de Mission District, solapada al oeste de SoMa, un hervidero y referente hipster internacional.

—Esta no es mi gente, no me siento identificado. Programadores, financieros… no son de aquí. Los que somos de San Francisco ya no podemos permitirnos vivir aquí por esta gente.

No tardamos en movernos de bar en este comienzo de la noche. De camino nos asalta a la vista un complejo de apartamentos de lujo que, arquitectónicamente, asesina el paisaje.

—Esta es la mierda de la que te hablo —sube la voz—, una macarrada de Miami Beach en medio de ‘La Misión’.

Llegamos al típico dive (cutre) bar americano. Pedimos turno para el billar y bebemos unas Tecates que sirven directamente en lata, cerveza mexicana y la más barata en cualquier bar entre las varias opciones que suele haber. Llega Tyler, amigo de Isaac, clásica silueta surfera y cálido de palabra como cualquier nativo del norte de California.

—Me crié cerca de aquí, en una familia de clase media —me dice Tyler—, ahora no puedo. Tengo 26 años, si quisiera formar una familia aún menos. No es solo el alquiler, son las escuelas, ir a un restaurante… las cosas básicas. Como otros amigos de familia trabajadora, me he tenido que mudar a Oakland.

«¿Qué ha ocurrido con el espíritu iconoclasta de San Francisco?»

San Francisco es el nuevo epicentro mediático de la innovación, el consumo desatado y los alquileres desproporcionados. Una ciudad que era el campo de cultivo de la contracultura es ahora inhabitable para la mayoría de la gente normal, está siendo estrangulada. ¿Qué ha ocurrido con el espíritu iconoclasta de San Francisco? La razón originaria que, posteriormente, ramifica en otras muchas: las startups.

Las startups ya no se crean por ex directivos de Microsoft de polo y pantalones chinos. Todos somos CEO, CMO, CCO… Un vagón de metro puede ser un sitio para hacer coworking. Se dice treinta veces al día ‘social’ y veinte ‘startup’. Se pivota, se pivota y después se pivota. No se concibe una oficina sin mesa de ping-pong, videoconsola de los noventa, piscina de bolas, sillones en forma de huevo y puffs. A veces hay más becarios que empleados, por supuesto sin pagar, incluso existe la figura del metabecario, el becario sin salario que aspira a un puesto de becario con salario.


Your Loan Isn't Your Life

Un estereotipo general retratado con comicidad objetiva en la reciente serie de la HBO Silicon Valley y que se ha propagado con éxito para seguir engrasando el sistema económico. Mientras, la realidad es que muchas startups, que ni siquiera han hecho un dólar en ventas, han sido vendidas por millones (Instagram), se producen fiascos de 25 millones de dólares (Clinkle) o algunos niños-bien adiestrados por ese mensaje de avaricia —«tu trozo de éxito en este mundo»— vocean públicamente que les parece «grotesco» que haya vagabundos en la calle de su oficina, Market Street (unas declaraciones desafortunadas del CEO de AngelHack, Greg Gopman). Es el molde del tech bro (el emprendedor tecnológico macho alfa) en San Francisco. En Nueva York, la gente de Wall Street saben que son unos capullos, les gusta. En Los Ángeles, viven a gusto en su superficialidad, la reconocen y disfrutan. En San Francisco, los techies creen que están salvando el mundo con sus startups.

—La gran mentira de las startups —dice Marc encuadrando la frase sobre el aire con sus manos.
Estoy en el despacho de Marc en UCSF. Ahora no está fumado por razones obvias y me pide consejo sobre cómo encarar una clase de escritura con alumnos de habla no inglesa mientras entremezcla titulares propios de una persona que conoce esta ciudad desde hace 43 años.

—Viene a ser lo mismo que los carroñeros avariciosos de Wall Street de la Generación X. Ha cambiado la forma de trabajar, sí, pero no la fría ambición por el dinero y el deshumanizante concepto del éxito. Son cínicos, buscan una porción de éxito a costa de todo, y no tienen una vida normal con tiempo libre.

«Entre el 80-90% de las startups fracasan, mientras que el 44% de las PYMEs salen adelante»

Entre el 80 y 90% de startups fracasan en sus primeros años de vida en Estados Unidos, mientras que el 44% de los pequeños y medianos negocios, las que se han llamado ‘mi negocio’ de toda la vida, sobreviven en los primeros cinco años de vida según datos gubernamentales. Da la sensación de que las startups no son más que otro alimento de la imparable rueda del neoliberalismo.

El guión de la gentrificación

Nueva York es el arquetipo histórico, pasado y presente de gentrificación, una ciudad que devora y marca los ciclos económicos, sociales y culturales. Ha ocurrido siempre, en SoHo, Tribeca y Greenwich Village en los setenta y ochenta. Todos eran el epicentro de los bohemios y ahora son pasto de franquicias, boutiques de lujo y una lista interminable de apartamentos de famosos. Ha ocurrido recientemente en Brooklyn; el monstruo se quedó sin alimento en Manhattan y cruzó el East River. En poco más de diez años, Williamsburg ha sido transformado de un área residencial pobre y adormilada de judíos, europeos del este e hispanos de clase trabajadora, en habitantes con barba y tatuajes que pertenecen al menos a una banda, escriben en un blog y pasan las noches desarrollando proyectos. Pero Nueva York no tiene límites, el tsunami gentrificador se extiende a las viejas fábricas reconvertidas en lofts de Greenpoint (norte), los barrios residenciales y de clase trabajadora de East Williamsburg y Bushwick (este, sureste) y la emergente Fort Greene (sur) donde se erige el nuevo Barclays Center de los Brooklyn Nets, del que ahora todos son fans de toda la vida. Es, como lo llama Spike Lee en un brillante discurso, el jodido síndrome de Cristóbal Colón. Incluso en Harlem, siempre pintado como un nido de peligrosidad, el 90% de sus habitantes de la zona este sufren el mismo destino.

«Como dice Spike Lee, la gentrificación es el jodido síndrome de Cristóbal Colón»

A día de hoy, Nueva York afronta una crisis de vagabundos peor que la época de la Gran Depresión. Los alquileres se disparan y las ayudas para desarrollo de inmuebles de lujo son las mayores en toda la historia de la ciudad mientras hay recortes en los servicios para los sintechos y la vivienda asequible ya no lo es. Se tiran abajo aparcamientos de residentes, parques infantiles y centros comunitarios para construir casas de lujo en ese terreno. En la serie Boss, bajo esa dura caricatura de la política y con el telón de fondo de Chicago, se plasma perfectamente la absorción por el sistema de la gestión de la ciudad de nuestros días como un producto. Los ayuntamientos permiten que empresas privadas (bajo corruptelas asentadas) inviertan grandes sumas de dinero de las que, por supuesto, salen beneficiados.

El hecho es que la gentrificación puede afectar a cualquiera y casi siempre negativamente. No soluciona problemas, simplemente los mueve hacia fuera, incluso es un problema público de salud tal como reconoce el Centro de Control y Prevención de Enfermedades estadounidense (más niveles de estrés, violencia, crimen y enfermedades mentales).

«La ciudad de nuestros días se gestiona como un producto»

«¿Es San Francisco Nueva York?», se pregunta New York Mag. La avalancha gentrificadora hace que la ciudad californiana ya haya sobrepasado en cifras a la Gran Manzana en la categoría de ‘desorbitantes alquileres’. ¿Dónde se están yendo los sanfranciscans? A East Bay, Oakland, ciudad de innata clase trabajadora, al otro lado del Bay Bridge donde los arrendamientos son más baratos.

«Hasta en Santa Cruz están notando la subida de precios». Santa Cruz, la misma de Surfin’ U.S.A. de los Beach Boys, una preciosa localidad costera a una hora y poco de San Francisco, sufre el terremoto de los alquileres. Davy es un espíritu californiano con pasaporte británico adherido ya a la personalidad del Pacífico desde hace diez años, pero no ha perdido el gaznate de las islas. Parece el hermano gemelo olvidado de Russell Brand. «Vivir en San Francisco es una locura, y esto es una burbuja que en algún momento va a estallar por algún lado».


MISSING: Have You Seen My Soul?


La regulación inmobiliaria y de los arrendamientos en la ciudad californiana es prácticamente nula, favorece por completo a los propietarios especuladores que, amparándose al laberinto legal de la llamada Ellis Act del estado de California, pueden desahuciar a sus inquilinos sin que estos tengan prácticamente derechos. En San Francisco, los desahucios bajo esta ley han subido un 170% desde febrero de 2010 al mismomes de 2013 según informes del Ayuntamiento. Ello desemboca, junto al hecho de que construir en la ciudad es casi imposible por cuestión de espacio y la cada vez más atacada regulación de edificios altos que preserva la estética de la ciudad, en una oferta escasa a la hora de buscar apartamento. «Es un escenario propio de Los Juegos del Hambre», como cita New York Mag. El símil no es exagerado: se puede escribir un libro de las técnicas y trucos que emplea el cazador de casa entre 20 y 35 años, desde ponerse la alarma a determinadas horas del día (incluso de madrugada) porque los primeros que contestan a los anuncios de Craigslist tienen más posibilidades, al uso de determinadas palabras en la descripción de tu perfil.

«La regulación inmobiliaria de San Francisco favorece por completo a los propietarios especuladores»

Pero no es solo el alud de no saber qué hacer con la riqueza lo que hace a San Francisco ser Nueva York, sino el extravío de su natural identidad. Gotham es Gotham desde hace años. Pero San Francisco era hasta hace poco esa ciudad a la que te mudabas porque eras demasiado raro para Los Ángeles y demasiado vago para Nueva York. El sitio perfecto donde encajaba tu personalidad estrafalaria y loca, sin fronteras y sin pose. Ahora, donde había una tienda de porno hay una cafetería donde tomarse un café sin ordenador o tablet te hace sentir mal, una escena inequívoca de la Gran Manzana.

Los actores del sistema

El sistema recuperó un viejo concepto para asesinar su esencia psicópata y filosófica y disfrazarse con su cuerpo: hipster. «Los hipsters actuales son un tipo de subcultura generada por el neoliberalismo, cuyos valores exaltan la reacción política enmascarada de rebelión bajo una fachada de vicio», es decir, el ‘postureo’ de toda la vida, como analiza el sonado libro de Mark Greif, Qué fue de lo hipster. La imagen que se vende del hipster es aquel que combate el comercialismo y la estandarización que nos define día a día, pero todo reducto diferenciador es una oportunidad comercial; la saciedad del sistema lo encontró para producirlo en serie porque necesitaba una imagen para el motor del desarrollo urbano y comercial de las ciudades, una tendencia de identidad y gustos que poder vender. Después, tras la explosión de la burbuja del puntocom, el neoliberalismo necesitaba un nuevo ciclo para engrasar sus engranajes del futuro: las startups. Entonces, inevitablemente, el mundo de los hipsters y las startups colisionan. ¿El resultado? Nace un nuevo cuento: los millennials.

«Nos venden una definición de éxito y de sueños necesaria para que siga funcionando el sistema»

«Los millennials son un grupo de 80 millones de personas (en Estados Unidos) nacidos entre 1980 y 1996 que tiene valores comunes como la falta de autoridad, alta tolerancia, cercanía con su familia, deseo de compromiso y un gran nivel de optimismo. Se cuestionan el funcionamiento del sistema». Este concepto sobre los millennials o «generación Y» es cuestionable y propagandístico, no solo porque exista un molde prefabricado distribuido por los medios de masas, sino porque vende una definición de éxito y de sueños que el capitalismo necesita renovar para que siga funcionando la máquina. Citando a Ignasi Giró sobre la ola de optimismo: «Por lo general, nuestros sueños, tienden a ser dibujos esbozados por egos sobrealimentados, destinados a disfrazar carencias en lugar de activar virtudes… Más si basas tu felicidad en alcanzar cumbres en lugar de disfrutar del camino recorrido hasta llegar a ellas».

«Somos una generación narcisista, cómoda de conciencia y carente del sentido real de rebelión»



Nuestra generación es ese producto que cree cuestionar el sistema, pero trabaja para él, amorfinado principalmente por las industrias culturales. Se canibalizan las subculturas, se estandarizan hasta que se agotan y quedamos dependientes del siguiente ciclo porque estamos innatamente diseñados para necesitar algo. En San Francisco, hasta hace unos años, podías encontrarte de repente tanto una librería anarquista como un tío recubierto de purpurina; no había un motivo o necesidad para que existieran ambos, por eso la crisis existencial y muerte de espíritu de esta ciudad se debe a «lo auténtico, sí, lo auténtico», como decía Lester Bangs en Casi Famosos.

—Falta la gente auténtica —me dice Tyler mientras nos fumamos un cigarro a la salida de un bar en Clarion Alley, un emblema artístico de la ciudad y el reflejo de esa identidad genuina de los 150 años de San Francisco.

Un sistema que se agota

Los Beatles son más populares que nunca. La furgoneta de Volkswagen ha vuelto. Los hippies son ahora hipsters. Los derechos de los negros se han convertido en los derechos de los gays. Vietnam es Irak. El LSD es el MDMA. Carol King es Lana del Rey. Amy Winehouse es la Janis Joplin de hoy. Woodstock es Coachella, Burning Man y Bonnaroo. Los vinilos vuelven a ser vinilos. Las tiendas de discos son Urban Outfitters. Y JFK es Obama. La historia es eminentemente cíclica.

«Todo se produce y consume, cada vez más, en ciclos más cortos»

Todo lo que vivimos ya ha existido, tiene otro nombre porque se renueva para que lo volvamos a necesitar, pero el problema es que «los ciclos del capitalismo se van agotando cada vez más rápido», me dice Irene. «Todo se consume más rápido, en ciclos más cortos y masivos, cine, moda, música, arte… bajo esquemas prefabricados. Hace cuatro años la tendencia era la moda e influencias en música de los sesenta; hace dos, la de los ochenta; ahora se lleva lo grunge». Cuando la moda y la música alcancen el presente, ¿volverá a girar el refrito? «La creatividad humana es el recurso económico definitivo», señala el economista Richard Florida en su teoría Creative Class. Florida apunta que para el buen desarrollo económico hay que estimular y atraer artistas, diseñadores, arquitectos… para que las ciudades prosperen económicamente. Neoliberalismo en su más plena esencia instrumentalizando la creatividad.

Pero el resultado esta vez no le está saliendo tan bien al sistema que chupa los ciclos más rápidamente. El sueño americano quiebra. En un país que se mueve única y exclusivamente por el dinero, el deterioro de la clase media, base económica de Estados Unidos, es progresivo porque no es sostenible que un hogar dedique más del 30% de sus ingresos a pagar una casa. América se hace vieja, los millennials pierden su independencia porque el país registra la tasa más alta en cuatro décadas de jóvenes viviendo con sus padres, un concepto poco usual para una sociedad programada para dejar el hogar a los dieciocho años, y la precariedad laboral en esta generación es incuestionable, porque lo de los becarios no pagados es el pan de cada día como en España.

«El sueño americano quiebra por el deterioro de una clase media de usar y tirar»



Hot Mess

Una clase media de usar y tirar, la primera línea de batalla del General Neoliberalismo. Los artistas, los hipsters, las startups, los millennials… somos nosotros. Es el modelo de nuestra fuerza humana, laboral, moral y ética. Es como esa escena de un capítulo de Los Simpsons cuando Bart se pregunta dónde estará el Pequeño Ayudante y le viene a la cabeza un señor con una pala echando perros a una caldera como si se tratara de carbón y voceando: «¡Más perro!».

—El apocalipsis hipster está cerca —canta Tulu.

«Only in San Francisco»

Tulu es un californiano de origen samoano que dice ser un sintecho.

—Dejé mi trabajo de cocinero, era demasiado estrés —lo dice mientras se bebe una cerveza y vemos el partido del Liverpool del que es fan acérrimo.

El tema recurrente con cualquier nativo de San Francisco es sobre cómo se está yendo a la mierda la ciudad, como en España es sobre la crisis. La gente está muy quemada.

Tulu divaga en teorías conspirativas, no parece estar en sus cabales. Lejos de que, con el paso de los minutos, me parece que Tulu miente más que habla y cuestione la salud de su cerebro, los prejuicios quedan al lado porque este samoano es la pura esencia de ciento cincuenta años de excentricismo, rareza e identidad única.

«El tema recurrente con cualquier nativo es sobre cómo se está yendo a la mierda la ciudad por culpa de la tecnología»

La hostilidad hacia la industria de la tecnología está en cada conversación. Por eso, los verdaderos sanfranciscans se están organizando contra este canibalismo económico que esta agrandando las desigualdades sociales, haciendo honor a sus genes ‘en contra de’. Los activistas empiezan a dar dolor de cabeza al alcalde Ed Lee, a quien el cuchicheo de la calle le sitúa en el bolsillo de las startups. El grupo de acción Eviction Free San Francisco (San Francisco Sin Desahucios) organiza escraches delante de las casas de los propietarios de los apartamentos, apareciendo en los medios locales un día sí y otro también.



Al activismo más feroz tampoco le hace ninguna gracia los ‘Google Buses’, los autobuses de startups equipados hasta el último detalle para hacer la media hora de San Francisco a Silicon Valley lo más cómoda posible a sus empleados. «Nos tratan como niños pequeños. Nos recogen casi en casa, nos deja en el trabajo y a la vuelta igual. No tenemos que preocuparnos de nada», se regodea Davy, quien trabaja en Yahoo! gracias a que su antigua startup fue comprada por el gigante estadounidense. Los manifestantes han bloqueado varias veces estos buses en protesta porque congestionan más de lo normal el tráfico, suben los alquileres de las zonas donde paran en más de un 20% y usan paradas de autobuses públicos sin pagar un solo dólar al erario público. Algunos han acabado con alguna pedrada en la ventana o sin neumáticos.

El movimiento antigentrificador que cruza el país desde Nueva York a San Francisco pasando por Austin se manifiesta también con propuestas más pacifistas que recuperan el espíritu colectivista de los sesenta. Las comunas hippies del nuevo milenio son casas de diez-doce personas donde se hacen actividades colaborativas, se enaltece la creatividad y el emprendimiento. Hay unos cincuenta sitios de este tipo en toda la bahía de San Francisco que, por espíritu, respiran la resistencia gentrificadora; sin embargo, el precio medio de la habitación (1.200 dólares) es más asociable a las ‘hackers houses’, casas que se encuentran fácil en Airbnb a las que llegan jóvenes de todos los rincones para «empezar a cambiar el mundo». Estas casas de hackers, como las de la serie Silicon Valley, son granjas de tech bros única y exclusivamente preocupados por desarrollar algo, ello implica descender en prioridad las relaciones humanas. En una de mis primeras búsquedas de apartamento en San Francisco topé con una de ellas en SoMa, donde me hicieron una entrevista para «saber si era si era aceptable para la casa», según rezaba el anuncio de Craiglist. Fui descartado al «no ser demasiado geek», según las palabras del llamado CEO de la casa, un israelí de rudo acento al que no le convencieron mis argumentos sobre mi sociabilidad con los vagabundos y que necesitaba algo barato unas semanas.

«El movimiento antigentrificador se manifiesta desde escraches hasta comunas de creatividad»

El último reducto son los pisos de alquiler controlado, propietarios que mantienen la cordura ante la infección de la gentrificación. Irene vive en uno de esos apartamentos, pero sabe que cuando a su casero no le quede otra opción del pacto verbal que tienen, tendrá que subir el alquiler.

—Llevo quince años aquí y cuando pase, volveré a Chicago —suspira.

Las ciudades y los barrios cambian, la historia lo prueba, en eso consiste la evolución. No podemos congelarlos y convertirlos en un museo. Es imborrable el progreso que aporta a la humanidad este monstruo económico, con una consecuente generación de empleo que cualquier ciudad del mundo querría. Pero ello no se riñe con abogar por un crecimiento de ellas más humano y natural no anclado en el city-branding.

—Crear más alojamiento que la población se pueda permitir es más eficiente financieramente que intentar mantener la ciudad tendenciosa y con las calles seguras en la mente de la gente —me comenta mientras me enseña algunas de las propuestas de la ONG para la que trabaja.


Only in San Francisco

Es domingo 20 de abril (4/20) en San Francisco, el día que se consume más cannabis del año y los fumaos brotan más de lo normal. Si ya es normal de por sí, solo puede ocurrir aquí. Además es Domingo de Pascua. Una caravana de seis coches recorre la calle 24 pitando como si hubieran ganado la Copa de Europa, pero no, celebran que «El Salvador Ha Resucitado» como tienen pintado en las lunas de sus coches: cosas de esta ciudad. Hay una carrera de triciclos colina abajo en Potrero Hill (Bring Your Own Wheels), disfraces de las Tortugas Ninja, vehículos hechos con cubos de basura y carritos de bebé diseñados como triciclos espaciales: un domingo cualquiera en San Francisco. Vuelvo a casa en el cuadro habitual de personajes que es el Muni de la ciudad (metro-tranvía), un colgao con auriculares enormes, gorra y monopatín baila a espasmos como cuando Phoebe corría por el parque. Mi risa y la del resto del vagón no es contenible. Mi acompañante de asiento me mira y me sonríe: «Only in San Francisco».

El reportaje ampliado se puede encontrar en el fanzine homónimo en las librerías: Enclave de Libros (Madrid), La Central de Callao (Madrid), Arrebato Libros (Madrid), La Central del Raval (Barcelona), y CCCB Laie (Barcelona). La presentación del fanzine es el miércoles 21 de enero de 2015 en Enclave de Libros (Madrid).

Fuente: http://www.yorokobu.es/el-derrumbe-existencial-de-san-francisco/
[ Read More ]

A propósito de la nueva Ley de Beneficios Laborales: El problema de los empleados y sus beneficios


En nuestra sociedad latinoamericana reina la viveza en la población. La falta de ética y honestidad, así como la falta de profesionalismo un algo generalizado en la mayoría de la población. Y esto es un punto muy importante con el que un emprendedor tiene que luchar luego de haber sembrado la semilla de su empresa y ahora necesita expandirla.

Si bien en un inicio la empresa lo conformaba emprendedores dispuestos a trabajar mucho más de la cuenta, porque de todas formas es su emprendimiento; luego llega el momento de expandir la operación y contratar más personal suponiendo que se ha superado el tan temido valle de la muerte.

Es en este punto en donde empieza la selección de personal y contratación. ¿Cómo contratar adecuadamente? Este es siempre el dilema de toda empresa. Por un punto muy sencillo y es que dada nuestra “viveza” y “criollada” nos enfrentamos a cientos de postulantes que presentan hojas de vida muy bien elaboradas y gracias a esa “viveza” y “criollada” muchas veces estas hojas de vida están infladas con respecto de la realidad.

Lo he escuchado en empresas pequeñas así como en las más grandes empresas como por ejemplo mineras transnacionales. Habría que postular una nueva frase: “Hojas de Vida vemos, conocimientos y habilidades no sabemos” y es que normalmente no se refleja la realidad y si se comete un error en la contratación terminamos con profesionales que no responden al cargo, no tienen las capacidades ni habilidades esperadas (y requeridas) para que la operación funcione.

El resultado es obvio, es una catástrofe para tu empresa si es pequeña, ya que se evidenciará muy tarde, cuando estés cayendo y tu empresa deje de funcionar.

Y aquí volvemos a la “viveza” y “criollada” que vivimos en latinoamerica. ¿Te has preguntado que habilidad es la más reconocida entre los empleados cuando no se encuentran supervisados (cuando el jefe no se encuentra)? Muchos de ellos lo pregonan entre sus amigos pero nunca con sus jefes. Esta habilidad es la capacidad de un empleado de pasar todo el mes con la mínima carga laboral posible y cobrar su sueldo completo a fin de mes. Esto es lo que muchos llaman un “maestro”. Es un casi gurú en las organizaciones entre los empleados (obviamente no para los jefes).

Piénsalo bien. Un empleado no tiene una meta como la de un emprendedor. El solo quiere su sueldo o beneficios. Son pocos los empleados que dan más de lo que acuerdan dar al momento de ser contratados. Y esto no es malo. Lo que es malo es en dar menos trabajo de lo que recibes a fin de mes en tu boleta de pago (o tu recibo por honorario). He allí el secreto mágico de ese gurú empleado que sabe cómo pasar todo el mes con la mínima carga laboral posible y no recibir ningún descuento en su boleta (o recibo por honorario) por ello.

Entre lo más evidente tenemos
  • Llegar tarde y retirarse a su hora exacta, sin recuperar las horas de tardanza (cuando no hay control del horario)
  • No cumplir con “ciertas” tareas que se pueden traspapelar u olvidar a no ser criticas
  • Inventar enfermedades para ausentarse de su trabajo pero recibir el pago por dichas ausencias
  • Pasar horas frente al computador en páginas de diversión (Facebook, Youtube) sin realizar su trabajo y justificar sus incumplimientos por factores ajenos a el.
  • No contestar el teléfono fuera de su horario de oficina para posibles emergencias laborales
Y es que muchos responderán que “tienen su propia vida personal” y que debe respetarse esta vida. Pero seamos honestos, nadie construye una empresa exitosa con un horario de 8 horas al día. Eso es imposible. Todo emprendedor y empresario sabe que debe trabajar las 24 horas al día por su negocio (incluso 7 días a la semana y los 365 días del año) y así lo hacen. Sin embargo los empleados no. Es obvio entonces que cuando hay que repartir beneficios se repartirán mucho más entre quienes más trabajaron y más riesgo asumió.

Y esto es algo que lo empleados no entienden al momento de exigir sus beneficios. Porque son muy buenos para exigir lo que merecen, pero son muy malos al momento de entregar lo que deben.

Es obvio que existe un sector de la población laboral que si es profesional y en todo sentido. Y es esta población laboral es la que las empresas se pelean por conseguir, y al pelearse, cada empresa lucha por ofrecer más y mejores beneficios como son utilidades, seguros médicos, capacitación, clubes, etc. Pero sucede todo lo contrario con el otro sector (que es la mayoría) al que hay que constantemente supervisar para asegurarte que al menos cumpla con el trabajo mínimo pactado.

En todo este sentido pienso que la nueva ley sobre beneficios laborales se promulga pensando en aquel sector que no es el sector más deseado. Es obvio que si eres bueno en lo que haces, pronto la empresa de la competencia te ofrecerá más beneficios para que te cambies. Allí no aplica ley alguna. La ley aplica para aquellos que se les ofrece el mínimo, porque lamentablemente no aportan incluso el mínimo.

A esas personas que abundan, que no desarrollan capacidades para volverse indispensables o que simplemente no aportan ni apoyan ni demuestran compromiso es para las que se debe crear una ley que los protega de la sobre explotación. Y es cierto que existe la sobre explotación de estas personas con regímenes laborales de 12 horas, sin reconocimiento de ningún tipo. Y por ello esa ley va a ese sector.

Recuerda, las empresas tienen a sus profesionales más deseados bien pagados, pero a los que buscan engañar y son “vivos y criollos” prefieren hasta incluso tercerizarlos. Ellos, tienen que luchar con cientos de personas “vivos y criollos” que también quieren un puesto de trabajo y dada esa abundancia sus sueldos caen. Y hasta se vuelven piezas de fácil recambio haciendo que sus sueldos caigan rápidamente al mínimo, y hasta incluso al no encontrar puestos laborales se sub oferten aceptando trabajar fuera del sistema formal, sin beneficios y sin seguridad.

Pero seamos honestos, esto no sucede con un trabajador que es “punche”, que es “puntual”, que es “comprometido” y que a sabiendas que le falta conocimiento o formación aporta un poco más para compensar esa deficiencia. Esos trabajadores son valorados e incluso reciben “premios” en sus puestos como pequeños bonos o capacitación para que crezcan. Pero seamos honestos, de estos trabajadores hay poquísimos y yo también estoy buscándolos.
[ Read More ]

El cancer de todo emprendedor y de la sociedad: La formación y los comerciales


Siempre converso con muchas personas sobre diversos temas, sin embargo existe uno recurrente que siempre genera interés a todos y que además se encuentra presente en nuestra sociedad y de alguna manera siempre nos toca de cerca: nuestros grandes problemas como sociedad y como solucionarlos.

Existe una lista amplia de problemas en nuestra sociedad y muchos de ellos (la mayoría) me parece que tienen un inicio en una raíz simple y básica: nuestra formación complementado gracias a lo que recibimos a lo largo de nuestra vida: los medios de comunicación.

Podemos enumerar muchos problemas de la sociedad como la delincuencia evidenciada en el robo, en la corrupción, la drogadicción, el alcoholismo, la prostitución, etc. También podemos enumerar otros problemas no tan extremos como el egoísmo, la viveza, la mentira, el engaño, entre muchos más.

Y todos estos problemas tienen un origen simple, aunque un poco inocente, y que nunca somos capaces de cambiar, me refiero a nuestra educación y los medios de comunicación.

El Problema de la Educación

El proceso de educación que se realiza en las aulas, que parte por la premisa de calificar y generar un ranking (escala de puestos) para identificar a “los mejores” genera al mismo tiempo una lista inversa llamada “los peores”. Se nos forman desde pequeños para ser “los mejores” en aquellos ranking que se definen en las aulas con el pretexto de medir el aprendizaje de habilidades y conceptos que serán útiles para la vida. Se genera y fomenta una obsesión compulsiva en todos los niños en lograr los primeros puestos. ¿No me crees? Piensa cuando llegabas a casa con una “mala” calificación.

Aquellos que logran esos primeros puestos son recompensados por todos, mientras los que no, simplemente son sancionados de cualquier forma posible desde el salón de clases hasta lo más interno de la familia. Es obvio que en un ranking nunca todos podrán estar entre los mejores. Es obvio que ese maldito ranking es lo que empieza a definir nuestra sociedad como un sistema discriminador, selector y destructivo.

Esto se evidencia ya que a cualquier individuo de nuestra compulsiva sociedad no le gusta “perder” (lo que es sinónimo de no estar en el top del ranking). A nadie le gusta ser último en cualquier cosa (por ejemplo la cola del pan o del banco) e incluso no nos gusta hacer cola. A nadie le gusta ceder y compartir. Dicho de otra manera, nadie se encuentra dispuesto a dejar de luchar por ser el primer puesto en todo lo que relativo a la vida en sociedad podemos.

Haz este simple experimento en tu entorno social. Empezando en frívolas discusiones sobre cuál proyecto (carretera, hospital, colegio, etc) debería priorizar un gobierno para beneficio de sus ciudadanos; o pasando por cuál candidato debería ganar las elecciones; qué acción debería realizar un ministro, un alcalde, un policía, un congresista, etc para ser “mejor”. Nos pasamos la vida pensando que nuestra opinión es la más importante y válida (esta en el primer puesto del ranking) y que todos deben pensar igual.

La respuesta es más que obvia. Vamos por el mundo chocando con todos porque nadie piensa igual a nosotros. No nos gusta que nos digan que nuestra idea realmente no esta en el top de los ranking y que incluso es una “mala” idea.

Pasa lo mismo con tu ropa, tus cosas, tus costumbres, tus ideas, etc. Siempre andas buscando “lo mejor” para ti. Quieres todo lo que está catalogado como top de aquellos rankings inventados por sabe dios quien. Y por eso andas en disputa con todos quienes te rodean. Desde la “calidad” de la ropa que compras, el modelo de carro que manejas, la comida y/o restaurant que frecuentas, los lugares donde vas a “pasar el rato”, el tamaño y “nivel” de tu casa, etc. Siempre andas compitiendo inconscientemente por todo con todos. Y esto es resultado de que cuando eras un pequeño niño inocente de algunos años de edad y te programaron el cerebro para vivir con rankings de mejor a peor para calificar todo lo que te rodea en esos rankings.

Sucede que muy pocas personas en la sociedad se alegran cuando alguien logra obtener algo mejor que uno mismo. ¿Acaso te alegras cuando tu amigo, vecino o conocido tiene un mejor auto que el tuyo? ¿Acaso cuando tienen una mejor casa? ¿Te has dado cuenta que tan mezquino se puede llegar a ser cuando te enteras que otros están en un mejor “ranking” que el tuyo?. Si tu eres de esas personas, entonces eres de ese pequeño grupo que aún lleva la esperanza y felicidad hacia todos los demás. El resto vive odiando, comparando y envidiando lo que el resto logra cuando es “mejor” que lo que uno tiene.

El Problema de los Medios de Comunicación

Luego de todo el problema de formación, tenemos el segundo gran problema, los medios de comunicación. Y es seguro que pensarás en programas de TV basura, noticieros sensacionalistas, novelas retrogradas y cuando demás tema te creiste cuando aquellos mismos medios te decían cual era el problema. Es cómico que no hayas reparado que son los mismos medios de comunicación los que te hacen “ver” cual es el problema de los mismos medios de comunicación. ¿Irónico? Ahora entenderás.

El verdadero problema de los medios de comunicación son unos pequeños videos muy cortos y que bajo la lupa de calidad, moralidad, y demás revisiones pasan desapercibidos; pudiendo también ser vayas impresas en las calles de la ciudad; o cuadrados insertados en las páginas web en internet, diarios o revistas impresas, etc. Me refiero a los comerciales. Todo tipo de comerciales ya sea de televisión, radio, periódicos, vallas publicitarias y demás.

Cuando hace mucho tiempo se definió el marketing como una forma de comunicar productos a la sociedad para cubrir las necesidades de la misma sociedad todo andaba relativamente bien. Pero en algún punto de la historia se decidió modificar esta definición y ya no se buscó “cubrir” las necesidades de la sociedad; todo lo contrato se buscó como objetivo supremo “crear” necesidades donde no existían.

Y con este gran cambio se busca que la publicidad (comerciales) cree necesidades allí donde realmente no las necesitas. ¿No me crees? Y es que todo comercial se puede resumir en la siguiente frase: “Tu apestas, eres gordo, feo, chato, viejo (cualquier adjetivo negativo y que te aleje de tu felicidad) pero todo se soluciona comprando mi producto”. Aplica esta frase a todo comercial que tengas delante tuyo y verás. Desde comprar gaseosa, ropa, comida, hasta el modelo de auto, la casa, el trabajo, etc. Todo se vuelve un ritual en respuesta a esos comerciales.

El caso más evidente es la compra de telefonos celulares. Tu teléfono funciona bien, pero como no tiene el ultmo modelo que contesta las llamadas con tu voz y no puedes contestar en la ducha mientras tu jefe te llama, necesitas comprarte un nuevo teléfono. ¿Ya recuerdas el comercial? Obvio no todos caen con el mismo comercial, pero entre los cientos de miles de comerciales diseñados para toda la sociedad, vamos cayendo en algunos y gradualmente toda la sociedad queda sumergida en deseos productos de necesidades que no existían.

Es curioso que la mayoría (por no decir todos) le sea difícil ahorrar el sueldo e incluso llegar a fin de mes. Apenas alguien tiene dinero en las manos, automáticamente ya sabe que va a comprar. Algunos incluso antes de recibirlo. El resultado es ahorro cero.

Piensalo bien. Si un comercial busca en resumen destruir tu autoestima a cambio de decirte que su producto te genera felicidad, entonces el objetivo máximo del marketing se vuelve en destruir autoestima sistemáticamente en nuestra sociedad. Y esto se evidencia cuando alguien tiene un producto de “mejor” nivel que el tuyo (según esos rankings que sabe dios quien creó). Mayormente sentirás angustia y/o cualquier sentimiento contrario a la felicidad.

Si sumas el tiempo que pasas durante tu vida frente a comerciales de todo tipo, observarás que es más tiempo del que pasas en aulas estudiando. La diferencia se encuentra en que los comerciales son multimedia, a todo color y con muchas personas llamativas llamados “modelos”, incluso muchas veces se exacerban los desnudos, caderas, pechos y demás para captar tu atención. ¿Te imaginas si un profesor tuviera ese nivel de atención de un estudiante? Tal vez habría que incluir algunas curvas en los salones.

Es claro que los comerciales generan un gran efecto en cada uno de nosotros y ese efecto es realmente negativo. Cuando un comercial logra su objetivo significa que han destruido la autoestima de las personas y les prometen devolverles esa autoestima comprando el producto promocionado. Piensa en Apple y sus iphones. ¿Ahora lo entiendes?

Lo que sucede es que algunos podrán comprar todo lo que los comerciales les “venden”, bien por ellos. Luego están el resto de los que no pueden comprar. Algunos de ellos se endeudarán con los bancos para hacerlo mientras que los que no pueden endeudarse comenzarán a robar, en las distintas formas de robo que puede haber (desde carteras, autos, bancos, hasta las arcas del gobierno). Aquellos que no puedan endeudarse generarán delincuencia y corrupción.

Piensalo bien, ¿Tu crees que un drogadicto puede planificar un secuestro? ¿Asaltar un banco?. Piensalo bien, ¿Por qué piensas que un presidente regional, un juez, un policía, etc quiere más dinero? La respuestas es porque no le alcanza. Algunos robarán unas cuantas monedas, otros millones de ellas, pero todos ellos hacen lo mismo. Querer comprar esos productos que vieron y que quieren tener. Si no ¿Para que más vas a querer robar?

Más aún, si mides el efecto social de tener ciudadanos con la autoestima baja, verás que esto refuerza los problemas sociales que tenemos. Una persona con la autoestima baja no puede sostener buenas relaciones familiares, maritales, sociales, laborales y de todo tipo que puedan existir. Será infeliz y eso será lo que compartirá con todos. Al mismo tiempo que para intentar sentirse mejor buscará en su ranking a aquellos que se encuentren debajo de él e intentará engañarse pensando que esta “mejor” que ellos. El resultado es que todos nos presionamos a subir en el ranking de lo que sea que quieras medir y presionamos a los demás a hacerlo cuando nosotros estamos arriba en el ranking, pero no nos gusta cuando alguien que esta mas arriba lo hace con nosotros. ¿Curioso no?

Esto es importante, porque muchas de estas personas inician sus emprendimientos porque piensan que tendran “mas dinero” y podrán ubicarse en una mejor posición del ranking haciendo sus emprendimientos. Y el resultado es más que obvio. Esas personas fracasarán, y lo harán porque viven mirando no las oportunidades, sino lo que no pueden tener. Viven comparando a los demás en vez de identificar oportunidades en donde todos ganen (y tu emprendimiento también lo haga), es decir tienen una miopía de negocios y por ella están condenados a fracasar.

Foto: Un claro ejemplo de un producto "nuevo" de la misma versión.
[ Read More ]

Una mentira al descubierto: La verdad que ocultan los 'orígenes del garaje' de Silicon Valley

Foto: El garaje que Google alquiló durante cinco meses cuando ya era una empresa millonaria


En tecnología, la norma es jactarse de orígenes humildes. Como los de Apple o Google. ¿La trampa? Que ninguno es como lo cuentan.

La tecnología viene de Silicon Valley y Silicon Valley viene de un garaje. La leyenda es así de simple; lo complicado es decidirse por qué garaje. Está el del número 367 de Addison Avenue, en Palo Alto, donde se encerraron en 1938 William Hewlett y David Packard a experimentar con dispositivos electrónicos y del que hoy cuelga una placa que reza: “Lugar de nacimiento de Silicon Valley”. O el del 2066 de Crist Drive, en Los Altos, donde Steve Jobs y Steve Wozniak construyeron el primer ordenador Apple que se vendió al público en 1976. Y luego está el del 232 de Santa Margarita Avenue, en Menlo Park. Ese lo alquilaron en 1998 dos jóvenes llamados Larry Page y Sergei Brin para llevar allí el desarrollo de su joven empresa, Google. El aparcamiento está sorprendentemente intacto hoy. Con la alfombra azul que la entonces dueña de la casa, Susan Wojcicki, hoy consejera delegada de YouTube, puso para que los arrendatarios se sintieran más a gusto. La mesa de ping pong con la que se tomaban los descansos. Todo dispuesto para que el mito parezca real y nada recuerde que en realidad Google se había fundado dos años antes; tenía ya recabado más de un millón de dólares de varios inversores; y el ahorro que les suponía alquilar un garaje en lugar de una oficina era risible. Es más, en enero de 1999, tras solo cinco meses pisando la alfombra azul, los nueve empleados de Google se mudaron a unas oficinas convencionales. Pero el garaje está ahí, es propiedad de la empresa desde 2006, y los beneficios que genera en su mito fundacional son incalculables.

Ese es el poder mágico del garaje. Un empresario que lo menciona no solo está evocando el trabajo duro con el que Hewlett y Packard levantaron un imperio tecnológico desde su taller improvisado en Palo Alto. Y tampoco es solo que recuerde a los intrépidos visionarios de Apple a los que el mundo terminó dando la razón. Se está sumando a una larga tradición a la que pertence Walt Disney, que fundó su empresa en el garaje de su tío Robert en 1923 y que más tarde usó dos estacionamientos como estudios de animación improvisados. O Harold Matson y Eliot Handler, que en 1945 vendían marcos de madera para fotos y, con el material sobrante, fabricaban juguetes en su garaje. Fusionaron sus nombres y, llamados Mattel, crearon a Barbie y llegaron a convertirse en una multinacional de primer orden. O Michael Dell con la firma que lleva su apellido. O Jim Casey, de UPS. El mito del garaje transmite una serie de imágenes y valores admirables. Emprendimiento. Generación espontánea de ideas brillantes. Trabajo duro. La libertad de ser tu propio jefe y desarrollar tu propia visión. La ingenuidad de pensar que todo va a salir bien y la humildad de seguir trabajando cuando así es. El garaje no es solo un enclave geográfico. “Es un estado mental. Es el rechazo del statu quo. Es afirmar: ‘No necesito docenas de ingenieros con máster para hacer frente a la competencia”, explica Guy Kawasaki, exempleado de Apple y autor de varios libros sobre emprendimiento en Silicon Valley. El garaje es un símbolo. Una aviso del género al que pertenece el origen de cada empresa. Es el sueño americano. También es mentira.

“Es demasiado romántico y demasiado individualista”, protesta Dan Heath, periodista de Fast Company y autor, junto a su hermano Chip, de varios libros sobre estrategias empresariales. “Nos hablan del mito del garaje y visualizamos a dos tipos que crean algo brillante en secreto y luego se lo muestran a un mundo más que receptivo. Es decir, da una idea errónea de lo que se necesita para triunfar. Si quieres empezar una empresa, tus tareas son encontrar trabajo, aprender cómo funciona la industria y hacer contactos. Claro, es mucho más aburrido que una idea maravillosa desarrollada en un garaje”.

Pocos mitos del garaje aguantan un mínimo de escrutinio. Todos acaban revelando los factores clásicos que menciona Heath. Gente bien conectada con buenas amistades, experiencia en otras empresas y más capacidad organizativa que visión. Hewlett y Packard, por ejemplo, se conocieron siendo estudiantes en Stanford el año 1930, en plena Gran Depresión, cuando montar una empresa era impensable. Packard trabajó para General Electric durante años, donde aprendió de todo. Es más, uno de sus amigos de allí, John Cage, terminaría de profesor universitario y dirigiría hacia su negocio a todos los alumnos prometedores, lo cual fue determinante en el futuro imperio Hewlett Packard (en adelante, HP).

El mito original de Apple también olvida aquella vez en 1967 cuando un niño de 12 años llamó a las oficinas de HP. Era Steve Jobs y quería componentes para construir un contador de frecuencias. Hewlett se quedó tan impresionado con el chaval que le ofreció un trabajo de verano en su boyante negocio. “Lo que aprendí allí fue la base de lo que sería Apple”, confesó Jobs en una entrevista 2003. Así pudo recomendarle a su socio, Steve Wozniak, al que conoció a través de un amigo en común, que entrara a trabajar en HP en 1973, mientras él siguió formándose en la recién creada Atari. Todos estos elementos serían fundamentales en 1976, cuando se fundó Apple. Wozniak se había dado cuenta de que el ordenador que tenía en mente no interesaba en HP. Jobs trajo a Ronald Wayne, el tercer fundador de la empresa, de Atari. Para entonces, ya no eran unos jóvenes jugando con una idea. “Nadie quiere oír la historia de los chicos ricos que se citan en el Marriott para idear un plan de negocio. Eso no es romántico”, ha escrito Heath. Y no hace falta remontarse tantas décadas para encontrar elaborados mitos de garaje. El de Facebook, por ejemplo, es quizá el más sofisticado: un joven estudiante, Mark Zuckerberg, ideó un producto en su residencia en Harvard con la ayuda de unos amigos y, con pocos intermediarios más, el mundo les hizo ricos. Esta variación no esconde los elementos menos populares, sino que los disfraza. Harvard sale como un centro rancio y reacio al cambio, no como la universidad adonde acuden las élites. Los amigos de Zuckerberg aparecen como estudiantes entusiastas, no jóvenes ricos con ganas de invertir en algo.

También se cuenta que en 2005 unos amigos, Chad Hurley y Steve Chen, grabaron a un tercero durante una fiesta y, al ver lo complicado que era subir el metraje a Internet, decidieron fundar YouTube. No se cuenta que Hurley había sido uno de los primeros empleados en PayPal e incluso les había diseñado el logo. Y que su suegro, James Clark, es el fundador de Netscape Navigator. Es decir, los creadores de YouTube eran más de dos y tenían conexión directa con inversores. Meses después, Steve Chen le confesó a la revista Time que la anécdota de la fiesta había sido “adornada” para que sonara mejor.

El mito hecho realidad

La fábula es cada vez más popular. En 2005, dos profesores de la Universidad de California hicieron un estudio entre sus alumnos: el 89% de ellos podía citar alguna empresa creada de esta manera. Solo un 48% de las empresas se crea así, pero el estudio estima que las apariciones en la prensa de los mitos de garaje se multiplicaron un 250% entre 1980 y 2000. Y como cualquier mentira contada las suficientes veces, se está acercando a la realidad. Cuando la Comisión Nacional de Emprendimiento estadounidense estudió las raíces de las empresas mas grandes del país en el siglo XX concluyó: “En 1917, los emprendedores solían ser aquellos a los que se les negaba el éxito por otras vías. En 1997, emprenden aquellos que se pueden permitir el riesgo. El valor de la experiencia previa parece haberse disminuido”. Ninguna de las empresas estudiadas, por cierto, se había creado de la nada.

El mito le pone cara a dos motores tangenciales pero inagotables del capitalismo actual: el sueño americano, según el cual un hombre puede llegar a lo más alto solo trabajando duro; y el ego de la industria tecnológica, obsesionada por la idea de irrumpir en el mundo. Pero no por ello es imposible de exportar. Cuando Zaryn Dentzel, por ejemplo, trajo a nuestro país un poco de Silicon Valley con Tuenti, la red social española más poblada, también trajo ese mito. “Llamé a mis amigos de aquí y les dije que había que montar esto. Que había que montar Tuenti. Cuando empezamos a trabajar éramos cuatro personas. No había agenda, ni reuniones, ni calendario, ni nada, solo éramos cuatro tipos muy jóvenes que hacían código”, resume hoy. Su empresa ha crecido, pero de la mano de Telefónica. “Creo que poco a poco en España se ha ido entendiendo lo importante que es emprender y tomar las riendas de su propio futuro”.

Es lo que le pasa a los mitos demasiado atractivos. “Cuanto más cuentas una historia, más evoluciona”, explica Heath. “Se van resaltando los individuos, no las organizaciones. Los momentos particulares, no el progreso gradual. Creo que la historia de YouTube se hará aún más triunfal con el tiempo. Más majestuosa”. Con tal de que nadie se la crea.

Fuente: http://bit.ly/1yfWQJ2
[ Read More ]

Estafa de UPS que te hace cobros ilegales en Perú!


Comparto esto con todos ustedes para que no permitamos que estos cobros ilegales se sigan realizando. Es un engaño, estafa y hasta un robo realizar estos cobros. Y al parecer aduanas ni nadie hace nada al respecto. Es por esto que esta empresa extranjera se llena los bolsillos a costa de la ignorancia legal de los ciudadanos de a pie. Aquí relato la historia, las comunicaciones y detalles para que vean cómo opera UPS PERU y como pueden, con sustento, exigir que no se les cobre. Además pueden observar las múltiples contradicciones de esta empresa en sus comunicaciones y en el concepto del cobro que realizan el Perú. 

Más aún tuve una comunicación telefónica en donde me ofrecian "hacer el favor" de no hacerme el cobro. ¿Es asi que opera UPS PERU? ¿Ofreciendo telefónicamente pero no por escrito que "puede" hacer el favor de no "cobrar un concepto que según ellos es obligatorio"? 

¿Ustedes que Opinan?

La Historia

El día 14 de agosto recibí un correo electrónico, en respuesta a una compra de libros que serían importados desde Estados Unidos a Perú, por parte de la empresa UPS. Este correo me indicaba el pago de una "póliza" por dicho paquete. Esto me resultó extraño ya que los libros no pagan ningún impuesto arancelario.


Y aqui la mencionada "factura" por concepto de "poliza":


Ante esto correo envío una comunicación solicitando el detalle  del cobro que se realizaba ya que cuando hice la compra en Estados Unidos cubría la entrega a domicilio, salvo los impuestos arancelarios que se cancelan en cada País.

Más aun el valor del producto era de 800 USD y el envío era 158.13 USD, sin embargo ellos aplicaron el precio CIF a todo. Como si el producto costara 958.13 USD. Mucho peor fue que en la factura no figura ningún concepto de "póliza" o similar. Indica claramente "ALMACEN POSTAL". Ante mi correo solicitando aclaración recibí esta información:


Es ante esta respuesta, contradictoria que solicite ingresar un reclamo en UPS ya que el cobro es ilegal y abusivo.

Indique UPS debe brindar la información oportuna para la adquisición de servicios. Esto no sucede. Y es una infracción al reglamento del consumidor indicado en INDECOPI.

Tanto Fedex como UPS realizan estos cobros abusivos e ilegales, ya que no brindan información previa al momento de elegir el servicio y lo hacen en este momento, lo cual no deja opción a elegir correctamente sus servicios (siendo un acto ilegal que atenta contra mi derecho de libre elección), siendo una falta de información y un incumplimiento de la disposiciones vigentes.

Indique que si cuentan con almacén deben realizar el cobro respectivo a UPS Internacional (su casa matriz) y no al cliente, ya que el mismo incluía entrega a domicilio.

Luego de esta conversación, un par de "aclaraciones" sobre sus costos de almacenaje según una tabla que envío y ante mi insistencia de ingresar una queja en UPS PERU, me comunicaron con su superior vía telefónica.

En la conversación telefónica este Sr. identificado como Juan Carlos Alvarez Cano me ofreció verbalmente hacerme "el favor" de no cobrarme dicho almacenaje. Esto me pareció una ofensa total y le indique verbalmente que no necesito favores y que le exijo que todo lo que me indico telefónicamente me lo enviara en un email para proceder con mi reclamo ante los organismos respectivos. En su respuesta formal no menciono para nada "el favor" ofrecido y se limitó a indicarme el decreto supremo y resolución de aduanas que según el establece por que deben cobran almacenaje. Aquí la respuesta: 



Ante esto me tome el tiempo de buscar y revisar dichos documentos, de unas seis páginas cada uno. No encontré un solo ítem que indique que el costo de almacenaje deba ser cobrado al usuario final. Si bien existe reglamentación que obliga a ellos a almacenar los envíos para su revisión por aduanas, no indica que estos costos deben ser trasladados el cliente. Ante ello elabore mi respuesta y solicite la anulación de dicho cobro. Aquí incluyo mi respuesta, luego de la misma, los productos llegaron a mi domicilio, anularon el cobro y no tuve ninguna otra respuesta de UPS PERU.












[ Read More ]